6 de febrero de 2018

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevárez, anunció en el día de ayer la intención de privatizar las escuelas públicas mediante el mecanismo de escuelas chárter. Esta acción ya había sido sugerida por la secretaria del Departamento de Educación desde el inicio de su gestión y se une al de privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica hecho recientemente pero que la Junta de Control Fiscal ya había declarado meses antes de los huracanes Irma y María.

Frente a este anuncio, VAMOS concertación ciudadana, manifiesta su posición de respaldo a la educación y escuelas públicas del país y en contra de las intenciones de privatización anunciadas por el señor Rosselló.

El sistema chárter es una práctica común en Estados Unidos que no ha demostrado ser más efectivo que las escuelas públicas.  A pesar de la práctica de privatización de su educación pública, Estados Unidos se caracteriza por resultados deficientes en relación a los de otros países desarrollados.  Estudios que comparan los resultados académicos de las chárter con las escuelas públicas los reflejan superiores para algunas, iguales para muchas, e inferiores para una cantidad significativa.  De otro lado, han sido ampliamente documentadas las prácticas de discrimen de las compañías privadas que asumen la administración escolar contra las poblaciones de estudiantes en mayor desventaja, buscando manipular sus estadísticas.

Se intentará disfrazar la privatización de la educación pública por medio de las organizaciones sin fines de lucro, municipios y otras entidades que gozan de simpatía en el pueblo.  Estas entidades, sobre todo las escuelas alternativas serias del país, por lo general logran ambientes adecuados para que jóvenes que han enfrentado vidas difíciles puedan completar su educación, logran ambientes de paz, libres de violencia y uso de drogas.  Pero nunca han logrado resultados académicos superiores a los de las escuelas públicas.  Nuestras escuelas públicas equiparan y en ocasiones superan en sus resultados, por ejemplo, en las pruebas de admisión universitaria, a los colegios privados más costosos del país.

Reconocemos que hay mucho que mejorar en nuestras escuelas públicas pero esa transformación necesaria tiene que ser cónsona con un proyecto de país y no con los fines lucrativos de compañías privadas.

Nuestra educación pública tiene que enseñar el proyecto de país y su modelo de desarrollo para que nuestra juventud se gradúe preparada para implantarlo.  Si la situación nacional es de crisis, no es a la escuela pública a la que hay que acusar sino a las administraciones de gobierno que han sido incapaces de construir el país que necesitamos y merecemos.  La crisis no es de la escuela sino de los gobiernos que no han podido o no han querido que contemos con un buen sistema educativo.

A pesar del descuido y abandono en que las administraciones de gobierno han tenido a la escuela pública, de éstas se han graduado cientos de miles de puertorriqueños y puertorriqueñas que, desde la clase trabajadora y profesional, hemos sostenido el país por encima de los desastres causados por el sistema de desigualdad e injusticias al que históricamente se nos somete.

VAMOS por una educación pública gratuita y de calidad primaria, secundaria y universitaria… ¡una educación que construya el Puerto Rico que Va a Ser!

Contacto:

Justo Méndez Arámburu

Coordinador General VAMOS Puerto Rico

compartir