Luego del paso del huracán Irma y durante el proceso de restablecimiento de algunos de los servicios básicos como el agua potable y la energía eléctrica, es importante que la ciudadanía tome las debidas precauciones para evitar daños a la salud. Así lo hizo saber el Dr. Rafael Rodríguez Mercado, secretario del Departamento de Salud de Puerto Rico, quien además alertó sobre la importancia de eliminar envases con aguas estancadas que puedan convertirse en criaderos de mosquitos.

En el caso del agua potable que se vaya a consumir, se debe hervir por un mínimo de tres minutos antes de utilizarla, como medida preventiva para la transmisión de enfermedades. Según el Secretario de Salud, esto debe llevarse a cabo inmediatamente se comience a recibir el servicio de agua potable ya que, “una vez restablecido el servicio, el agua puede contener sedimentos depositados en los tanques y lugares bajos ocasionando turbidez en el agua, lo cual puede afectar la pureza de la misma.  Si el agua no es debidamente tratada, puede ocasionar enfermedades gastrointestinales. A su vez, es importante destacar que el Departamento de Salud inspecciona, monitorea y muestrea el agua producida por la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y los camiones cisterna que suplen los oasis de agua, con el propósito de garantizar la calidad del líquido vital”, manifestó Rodríguez Mercado.

El Titular señaló las siguientes recomendaciones para el almacenaje de agua potable en las residencias:

  • Utilizar recipientes de material plástico, cristal o “fiberglass” que estén bien limpios y desinfectados.
  • Observar que no presenten residuos ni olores fuertes o penetrantes.
  • No utilizar envases que hayan sido utilizados para almacenar productos tóxicos, ácidos, detergentes, solventes, grasas y otras sustancias químicas que puedan presentar riesgo para la salud.
  • Mantener tapados los recipientes en todo momento, para prevenir la contaminación externa por causa del polvo, hojas, mosquitos, excreta de pájaros, etc.
  • El recipiente con agua no debe exponerse al sol para evitar la pérdida de cloro y el posible crecimiento de algas.
  • Aquellas personas que por falta de electricidad no puedan hervir el agua pueden clorinarla añadiéndole cloro en proporción de ocho (8) gotas por cada galón. Se recomienda no tomar el agua hasta que pasen treinta (30) minutos luego de añadir el cloro. Para esto debe utilizarse cloro de uso casero y un gotero bien limpio.

Además, en cuanto al consumo de alimentos almacenados durante la ausencia del servicio eléctrico, el Titular de Salud indicó que, primeramente, se comprobara la temperatura dentro del refrigerador y del congelador y que se verifique cada artículo por separado. Los alimentos parcialmente o completamente descongelados que nuevamente podrían ser congelados, contienen cristales de hielo o conservan una temperatura de 40°F o menos. Recomendó que los consumidores tomen las siguientes medidas para reducir el desperdicio de alimentos y el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos dañados:

  • Desechar cualquier alimento perecedero (como carne, aves, mariscos, huevos o restos de comidas) que haya estado a una temperatura superior a los 40°F durante dos horas o más.
  • Examinar cada producto o alimento por separado. Eliminar cualquier alimento que tenga olor, color, textura y/o temperaturas inusuales. Al comprar alimentos congelados, no deben mostrar señales de abuso de temperatura.
  • Cuando vaya a descartar un alimento, hágalo de forma segura colocándolas en papel periódico, preferiblemente con doble papel y en bolsas plásticas amarradas.
  • Al comer en un establecimiento de alimentos, debe verificar que posean un generador eléctrico y abastos de agua potable, así sea agua de cisternas o en botellas.
  • Si van a utilizar alimentos enlatados que han estado expuestos a inundaciones o aguas posiblemente contaminadas, deben eliminarles las etiquetas y pasarlos con agua con cloro para desinfectarlos; dejarlos secar al aire libre y una vez secos, pueden abrirlos para su consumo.

El Secretario de Salud puntualizó que, de no sentirse seguro con la calidad y/o integridad del alimento, es preferible no consumirlo. “Ante la duda de si puede consumir un alimento que pudiera estar dañado o contaminado, lo más recomendable es desecharlo”, señaló el galeno quien recordó que no debemos bajar la guardia ante las picadas de mosquitos por lo que trajo a la atención, la importancia de vaciar cualquier objeto que haya acumulado agua debido a las lluvias para evitar criaderos de mosquitos. De igual forma, indicó que se deben inspeccionar los pozos sépticos, mantenerlos sellados y con tela metálica en el respiradero. Sigue siendo vital, el uso de repelentes de mosquitos, sobre todo, en mujeres embarazadas o aquellas que estén en planes de estarlo.

Por su parte, la Lcda. Jeannette Canino, directora del Programa Especial de Nutrición para Madres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés) indicó sobre la alimentación del infante en el hogar, que, “los bebés amamantados deben continuar haciéndolo en la forma habitual, ya que la leche materna es el mejor alimento disponible para el infante en todo momento, con mayor razón en situaciones de crisis y emergencia”.

Si el infante es alimentado regularmente con leche materna extraída, es preferible que amamante directamente al pecho para evitar riesgos de contagio. De no poder ser así:

  • Se recomienda el uso de taza o vasos desechables de cartón.
  • Si se utilizan botellas y mamaderas, éstas deben limpiarse con agua embotellada, hervida o tratada con solución de cloro líquido antes de cada uso.
  • Lave sus manos antes de preparar las botellas y antes de alimentar a un infante. Puede utilizar soluciones de manos con base de alcohol para lavar sus manos, si el suministro de agua es escaso.
  • Para aquellos infantes alimentados con leche artificial, las opciones alimentarias en orden de preferencia son: la leche artificial lista para usarse (ready to use) y leche en polvo preferiblemente preparada con agua embotellada.  Si no hay agua embotellada disponible, utilice agua hervida.
  • Si prepara la leche artificial con agua hervida, deje que el agua se refresque lo suficiente antes de darla al infante.
  • Limpie las botellas y las mamaderas con agua embotellada, hervida o tratada con solución de cloro líquido antes de cada uso.
  • Lave sus manos antes de preparar la leche artificial y antes de alimentar a un infante. Puede utilizar soluciones de mano con base de alcohol para lavar sus manos si el suministro de agua es escaso.

De otra parte, el Departamento de Salud se ha hecho eco de la necesidad de seguir las precauciones necesarias al utilizar generadores eléctricos, ya que su uso inadecuado podría tener consecuencias letales. La gran mayoría de las plantas eléctricas emiten o expulsan un gas llamado monóxido de carbono. Este gas no tiene olor ni se puede ver, pero si se respira puede ocasionar serios problemas, incluso la muerte. Por lo que se recomienda lo siguiente:

  • Coloque la planta fuera de la casa o edificio, lejos de cualquier tubería o respiradero que se conecte con el interior de la casa.
  • No permita que ninguna persona esté cerca de la planta mientras ésta está prendida.
  • Coloque detectores para monóxido de carbono en el interior de su casa.
  • No reabastecer de combustible cuando la planta esté encendida o caliente.
  • En caso de que el detector indique que hay monóxido de carbono en la casa, apague la planta de inmediato, salga afuera y respire aire fresco. Luego abra todas las ventanas y puertas y deje que entre el aire fresco a la casa.
  • Si sospecha de una intoxicación por monóxido de carbono, busca atención médica inmediatamente.

 

compartir