11021239_783535031683027_6177006623040033165_nLa Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR) lleva desde el 1985 fomentando la labor social en la isla por medio de la otorgación de donativos y becas. Ha trabajando arduamente en el desarrollo de organizaciones sin fines de lucro y ofrece anualmente un millón de dólares en becas para estudiantes destacados. La Fundación ha logrado apoyar a 500 microempresas y ha generado un promedio de 1,200 empleos en la isla. Ya son treinta años.

Administración de fondos y asesoría filantrópica

Una de las particularidades de las 1,800 fundaciones comunitarias que existen a nivel internacional es que surgen con el propósito de administrar los fondos de individuos, familias y corporaciones que forman parte de su banco de donantes. Luego, la entidad se encarga de encontrar posibles candidatos para destinar estos recursos.

La dinámica entre el donante y la FCPR para la administración de fondos puede variar dependiendo de cuan preparada esté la entidad para recibir los donativos.

“Puede que al donante le interese una entidad en específico para dar su dinero pero puede que nos demos cuenta de que la organización no está lista para recibir un donativo. Aquí velamos por el bienestar de los donantes y de la organización que recibe”, explicó a PRTQ la oficial senior de Servicios al Donante, Jocelyn Capeles Pérez.

Hay organizaciones que necesitan de una mano amiga que los ayude a levantar su plan de trabajo, para esto la FCPR ofrece su asesoría filantrópica individualizada. Los servicios de la Fundación van desde orientar a la entidad, desarrollar guías, administrar su fondos y buscar candidatos.

“La asesoría filantrópica es un proceso que toma lo que tome. Hay donantes con quienes nos tardamos sólo un mes. Pero hay algunos donde estamos trabajando con ellos entre dos a tres años…Eso es parte de nuestra responsabilidad, poder trabajar con ese donante hasta llegar al producto que el quiere. Y de ahí hacemos las convocatorias abiertas al público”, argumentó Capeles Pérez.

El proceso para solicitar una beca estudiantil

Antes de expedir una beca, la Fundación se encarga de evaluar a fondo tanto a la organización donante como al individuo que recibirá el dinero.

Una vez otorgada la beca, el estudiante debe cumplir con un índice académico en específico, que va a depender del tipo de donativo que reciba. También se le exige al estudiante becado que redacte anualmente un ensayo que explique lo que está haciendo y lo que ha logrado.

“Nos reunimos con ellos todos los años y en el camino estoy en comunicación con ellos. Esa relación al donante le gusta verla porque puede ver el producto desde el inicio hasta el final”, apuntó Capeles Pérez.

La oficial de Servicios al Donante recuerda con visible aprecio a uno de los estudiantes que la Fundación logró becar en la Universidad de Puerto Rico (UPR). Luego de ser asaltado en la institución, el joven entró en una depresión severa donde no tuvo más remedio que darse de baja de sus clases. En situaciones como esta, la FCPR trabajó en conjunto con el donante y el estudiante hasta lograr un acuerdo donde se reubicó al alumno sin poner en riesgo su beca.

Actualmente la Fundación ha otorgado 1,200 becas a niños, jóvenes y universitarios de la isla. Entre las becas disponibles se encuentran: becas escolares, becas universitarias y becas para viajes, seminarios e internados.

La labor de la Fundación en la educación del país

Mary Ann Gabino
Mary Ann Gabino, vice presidenta senior de la Fundación Comunitaria.

A partir de la década del 90, la FCPR comenzó con un plan de trabajo para combatir la llamada deserción escolar y lograr una transformación educativa en las escuelas del país.

La estrategia inició su marcha en el 1994 con el programa “Iniciativa para la Renovación de la Escuela Intermedia” (IREI) donde se le brindó “coaching” a maestros, directores y padres en 18 escuelas. Como resultado, los estudiantes reflejaron un incremento en el nivel de proficiencia académica en diferentes materias como el español, matemáticas, ciencias e inglés. El mayor aumento que se observó fue de un 74 por ciento en los estudiantes de undécimo grado de la escuela intermedia y superior José Celso Barbosa en San Juan.

“Vive las Artes” fue otro de los proyectos educativos destacados que se implementó en el 2001 para ofrecer talleres a maestros en 65 escuelas del país. Su propósito principal fue utilizar el arte como herramienta pedagógica.

En la actualidad, la organización sin fines de lucro continúa con el compromiso educativo de apoyar al sistema de educación pública del país por medio de su programa “School Improvement Grant”.

“Existe un compromiso bien grande, tanto por parte de nuestra Junta como por parte de nuestro Presidente, en apoyar la educación pública…Estamos dando ‘coaching’ por materias y proveemos una serie de alianzas con otras organizaciones. Si fuéramos una corporación sola esto no pasaba. Nuestra meta no es solo la transformación académica sino la social”, concluyó la vicepresidenta senior de la Fundación, Mary Ann Gabino.

  • I just want to say I am just all new to blogging and really loved your page. Very likely I’m want to bookmark your blog post . You definitely have exceptional article content. Regards for sharing your blog site.

  • I simply want to mention I am beginner to blogging and site-building and honestly enjoyed this web-site. Very likely I’m going to bookmark your blog post . You surely come with perfect writings. Cheers for sharing your web page.

compartir