{dropcap]F[/dropcap]oundation for Puerto Rico (FPR), en su ponencia ante la Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, sobre el Proyecto de la Cámara 1084 el cual busca centralizar en la Comisión de Servicio Público la autorización, fiscalización y reglamentación de la transportación en Puerto Rico, destacó hoy nuevamente la importancia de nuevas tecnologías y modelos de transporte para el desarrollo económico de Puerto Rico.

El director de Investigación y Análisis de Foundation for Puerto Rico, Arnaldo Cruz, puntualizó en su ponencia “vemos muy meritorio consolidar mediante ley todo lo concerniente a la transportación terrestre. En varios de nuestros escritos hemos abogado para que exista una sola política pública coherente de transportación terrestre en Puerto Rico. Sin embargo, entendemos que la Comisión de Servicio Público no es la agencia adecuada para lograr este fin”.

“El historial constatado de la Comisión de Servicio Público (CSP) demuestra que dicha agencia no tiene la capacidad, ni la pericia para promover el desarrollo de la planificación de la transportación en Puerto Rico. Sería interesante conocer qué capacidad operacional y tecnológica ha desarrollado la Comisión durante los pasados 15 años que ahora (2017) la posiciona favorablemente para realizar la función de diseñar regulación y supervisar todos los servicios de transporte que anteriormente se le quitaron por no lograr eficazmente su trabajo, entorpeciendo el crecimiento de la transportación terrestre en Puerto Rico; según fue expresado en vistas públicas en aquel entonces”.

Más allá del desempeño histórico de la Comisión de Servicio Público, la preocupación más grande de la Fundación es el enfoque de este proyecto y de la CSP en la regulación y fiscalización punitiva del servicio. La exposición de motivos indica que el proyecto de ley tiene el fin de fortalecer la CSP y centralizar en ésta los roles de fiscalización y reglamentación de la transportación pública. Esto no solamente incluye traspasar a la CSP los taxis turísticos, sino también a todos los conductores de compañías de redes de transporte como Uber.

“El borrador del reglamento propuesto por la Comisión de Servicio Público debe servir como evidencia suficiente de que la Comisión aún no ha evolucionado su modelo de gestión de los servicios públicos, no entiende los nuevos modelos de transportación, ni las necesidades y expectativas del consumidor, y mucho menos tiene la capacidad de entender la importancia de una robusta red de transporte en Puerto Rico”, destacó.

Foundation for Puerto Rico entiende que la agencia ideal para recoger la regulación de transporte es el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), ya que según el Plan de Reorganización Núm. 6 de 1971, según enmendado, es el organismo central para la planificación, promoción y coordinación de la actividad gubernamental en el campo de la transportación y también se encarga de formular la política general sobre transportación terrestre, aérea y marítima del Gobierno de Puerto Rico.

“Siendo el DTOP la agencia encargada del manejo de la transportación pública colectiva, es esta la agencia que cuenta con la capacidad y el conocimiento técnico para integrar efectivamente a todos los proveedores y modos de transportación al Tren Urbano y al sistema de la Autoridad Metropolitana de Autobuses. Esta integración pudiera permitir al DTOP implementar un sistema de rutas y tarifas integrado. ¿Si el DTOP ya tiene esta estructura definida, por qué no integrar el transporte colectivo público a los proveedores de servicio privado? Esta práctica ya está siendo probada en varios estados de los Estados Unidos”.

Por ejemplo, durante el 2016, el Pinellas Suncoast Transit Authority de Florida comenzó un programa donde el gobierno local subsidia a los ciudadanos viajes en Uber en ciertas zonas del condado donde había poca penetración de transporte público. Simultáneamente, la ciudad de Centennial en Colorado lanzó un proyecto piloto con Lyft donde también se subsidian viajes en zonas cerca de las estaciones del tren de la ciudad. Estos acuerdos se están multiplicando a través de los Estados Unidos, hasta el punto que agencias de transporte público están sometiendo propuestas federales para diseñar programas pilotos en conjunto con compañías de redes de transporte como Uber y Lyft.

“Las sinergias entre las empresas de red de transporte y el DTOP pudieran ser aún mayores, particularmente en la planificación y análisis de patrones de tráfico. Recientemente, la compañía Uber lanzó un sitio web independiente para el uso de funcionarios de gobierno y planificadores, con el fin de que sus datos formen parte del desarrollo urbano y la planificación de sistemas de transporte en el futuro. Con la necesidad de desarrollo en el transporte para residentes y visitante que con tanta urgencia requiere Puerto Rico, este tipo de sinergias bajo el DTOP serían de gran beneficio.”

Arnaldo Cruz resaltó que “en conclusión, por estos y otros motivos expuestos, exhortamos la NO aprobación de esta medida. Su aprobación resultaría en el menoscabo de las opciones de transporte en la Isla y contribuiría a la pobre integración en la planificación y el desarrollo de nuestra red de transporte, que es una herramienta esencial para el desarrollo económico de Puerto Rico. En su alternativa, recomendamos un sustitutivo que traspase todas las facultades de regular el transporte terrestre a la entidad encargada de elaborar política pública de transportación en Puerto Rico, el Departamento de Transportación y Obras Públicas. Si el DTOP alega que no cuenta hoy con la estructura o capacidad adecuada para asumir toda la responsabilidad, debe planificarse para lograrlo, pues es la agencia que está llamada a desarrollar y ejecutar el Plan Multimodal de Transporte. ¡Zapatero a su zapato!”.

 

compartir