Entre las playas de la Hacienda La Esperanza y Palmas en Manatí, se documentan anualmente unos 20 nidos de la tortuga carey, tinglar y tortuga verde. Ante la necesidad de promover el conocimiento a favor de la conservación y la protección de estas especies, Para la Naturaleza y el Comité Arecibeño de Conservación de Tortugas Marinas, conocido como Yo Amo al Tinglar, pactaron una alianza colaborativa.

El objetivo del acuerdo es sumar esfuerzos con las comunidades vecinas para continuar un proyecto de monitoreo de tortugas marinas, que apoye el levantamiento de datos científicos para el manejo y la protección de las especies que visitan las playas de la Reserva Natural Hacienda La Esperanza.

La integración de voluntarios está dirigida a fomentar la protección de las áreas de anidaje y los ecosistemas costeros entre los residentes y visitantes del entorno costero de la Reserva.

Yo amo el Tinglar es una iniciativa de conservación del Comité Arecibeño de Conservación de Tortugas Marinas, mediante la cual grupos de voluntarios organizados monitorean las playas entre los litorales de Camuy hasta Vega Baja, para documentar y proteger las actividades de anidaje de las tortugas marinas.

Por su parte, la organización Para la Naturaleza maneja la Reserva Natural Hacienda La Esperanza, localizada en el municipio de Manatí, que cuenta con 7 playas donde en 6 de ellas se han reportado gran actividad de anidaje.

Como parte del acuerdo, Para la Naturaleza ofrecerá espacios para reuniones y actividades que fomenten la educación e integración de las comunidades en la protección de los ecosistemas costeros y áreas de anidaje de tortugas marinas.

Asimismo, adiestrará a los líderes principales de Yo Amo al Tinglar en el manejo de voluntarios, en la certificación de intérpretes y educará sobre el protocolo de perfil de playas, con el propósito de recolectar datos de erosión en Playa Grande, una de las playas más importantes de anidaje de tortugas marinas de Arecibo.

“Es un orgullo poder colaborar con grupos como Yo Amo al Tinglar, ofrecerles nuestro apoyo y poder ver como se apoderan de nuestras playas para proteger a una de las especies más emblemáticas y más importantes que tenemos en nuestras costas. Yo Amo al Tinglar es un modelo y ejemplo para otros grupos comunitarios en Puerto Rico”, comentó el Licenciado Fernando Lloveras San Miguel, presidente de la organización Para la Naturaleza.

Por su parte Myrna V. Concepción Torres, líder de Yo Amo al Tinglar, comentó que “existe una necesidad de cuidar y proteger las tortugas dentro de la Reserva Natural Hacienda la Esperanza y ahora lo podemos lograr. Las tortugas llegan hasta aquí, considerando este espacio un paraíso y ahora tenemos la oportunidad de protegerlas”.

El Comité Arecibeño Conservación de Tortugas Marinas y su iniciativa Yo Amo al Tinglar, se comprometió a brindar apoyo en monitoreos y excavaciones de nidos de tortugas marinas, con énfasis en el periodo de julio a marzo. También apoyarán en los adiestramientos de nuevos voluntarios que se incorporen en las actividades del proyecto y brindará respaldo en la creación de guías de campo.

Para más información sobre esta y otras iniciativas de Para la Naturaleza, pueden comunicarse al 787.722.5882, vía email, info@paralanaturaleza.org, y en todas las redes sociales bajo paralanaturaleza.

compartir