Yoliann Cabeza
Yoliann Cabeza, voluntaria de Save a Gato.

Yoliann Cabeza no logra precisar la cantidad de rescates que ha realizado en el área del Viejo San Juan. Piensa que la cifra debe de estar cerca de los 200 gatitos dentro de los cinco años que lleva como voluntaria de la organización sin fines de lucro Save a Gato.

Lo que sí recuerda Yoliann con claridad son sus ocho gatos y sus historias de vida. Juana de Arco fue la última que se sumó a la manada gatuna de Yoliann aunque no será por mucho tiempo. Tiene un cono de protección en el cuello y no por ser agresiva. Es negra con destellos amarillos y en su cara, ojo y cuello aun quedan rastros de quemaduras de ácido. Dentro de unos días Juana dejará lo que fue su hogar temporero por siete meses y partirá a su forever home en los Estados Unidos.

Juan de Arcos
Juana de Arco

“En Save a Gato hemos tenido muchos casos de maltrato. Un ejemplo de esto es Juana. Llevo desde enero bregando en mi casa con ella. Tuve la oportunidad de conseguirle un hogar. Recuerdo que se había lamido el ácido y tenía parte de ello en su esófago. Ahora ella está bien. Se acuesta ahora en mi cama”, reflexionó la joven de 32 años.

Desde hace diez años la entidad Save a Gato se encarga de vacunar y esterilizar a los felinos del histórico Viejo San Juan. Según la voluntaria, el abandono de gatos es diario en esta área. Por tanto, la organización se ocupa de recoger a estos gatitos, vacunarlos y esterilizarlos. Luego, los voluntarios ponen de vuelta a los felinos en los puntos destinados donde Save a Gato les tiene envases de comida y agua.

No fue hasta el 2010 que Save a Gato comenzó con su programa de adopción donde los interesados tienen que pasar por un proceso de entrevista para luego dar una aportación de $60.

“En Save a Gato se gastan entre $600 semanales en comida para los gatos. En veterinario se nos va más de $100 por gato. Entre vacunar, hacer pruebas, darles medicina. Porque también bregamos con los gatos enfermos del Viejo San Juan. Nuestra adopción es de $60. A veces perdemos dinero”, explicó Yoliann a PRTQ.

A pesar de que Save a Gato ha logrado disminuir la cantidad de gatos abandonados en el Viejo San Juan, Yoliann confirma que aun queda mucho por hacer. La voluntaria resalta la importancia de evitar el insensible acto del abandono gatuno y lo cuesta arriba que a veces se hace el poder lidiar con gatitos heridos y maltratados. Además, el abandono es uno de los factores principales de la sobrepoblación felina en el Viejo San Juan.

compartir