Un día internacional de las mujeres, entre la Junta de Control Fiscal y el hostigamiento sexual en el empleo.

Cada 8 de marzo celebramos en Puerto Rico el Día Internacional de las Mujeres y así recordamos las gestas de quienes han luchado por nuestros derechos a través de los años. Es bueno siempre honrar a las que dieron origen a esta conmemoración.

Para finales del siglo XIX y principios del siglo XX las trabajadoras de la industria textil padecían condiciones de trabajo inhumanos y se destacaron por sus luchas a favor de mejores sus condiciones de empleo. En esta época las personas que se empleaban en dicha industria, sobre todo mujeres y niñas(os), lo hacían en condiciones infrahumanas, trabajaban largas jornadas de diez o doce horas, sin luz ni ventilación adecuadas. La situación se replicaba en muchas partes del mundo y es en ese contexto que se llevaron manifestaciones multitudinarias para exigir mejores condiciones de empleo y de salario, la reducción de la jornada laboral, la eliminación del trabajo infantil y el derecho al sufragio para las mujeres. Esta última demanda es la que dará el nombre de sufragistas a esta primera ola de los feminismos donde quiera que se dieron estas luchas, incluyendo a Puerto Rico.

Las socialistas estadounidenses llevaban celebrando el Día de la Mujer desde 1908, sin embargo es Clara Zetkin la que lo eleva a la categoría de internacional cuando en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague en el 1910, solicitó se reconociera el Día Internacional de la Mujer, y con ello logró se le diera el impulso más importante a dicha celebración, impulso que llega nuestros días.

No está del todo establecido de cómo fue qué el Día Internacional de la Mujer comenzó llevarse a cabo cada 8 de marzo, pero diferentes instancias de su celebración hicieron de ese día el escogido para la misma. El 8 de marzo se convirtió en un símbolo de las luchas de las mujeres trabajadoras asalariadas con el paso del tiempo, al punto que algunas personas le cambian su nombre al del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. No importa cómo nos guste más llamarle, es un llamado al reconocimiento de los derechos de todas las mujeres.

En Puerto Rico la primera celebración la hizo el Frente Femenino del Partido Independentista (PIP) en el año 1972, luego en el 1974 Mujer Intégrate Ahora (MIA) fue la primera organización feminista autónoma que lo celebró. Desde entonces las organizaciones feministas de Puerto Rico vienen conmemorando esta fecha. La Legislatura de PR aprobó, mediante la Ley 102 del 2 de junio de 1976, el 8 de marzo de cada año como el Día Internacional de Mujer. En muchas partes del mundo se conmemora luego de que la Organización de las Naciones Unidas lo reconociera en el 1975.

Este 8 de marzo en tiempos de la Junta de Control Fiscal en Puerto Rico nos obliga aún más a recordar las luchas por los derechos de las mujeres y hacer un compromiso por defenderlos. Las medidas de austeridad propuestas y las leyes aprobadas en esa línea, incluyendo una reforma laboral, se han hecho hasta ahora para complacer a la Junta de Control Fiscal y los mandatos dictatoriales de la Ley PROMESA. Todo ello atenta contra nuestros derechos ganados y el poder tener trabajos dignos en todo sentido.

Tampoco podemos olvidar este 8 de marzo las noticias e informaciones en torno a imputaciones de hostigamiento sexual contra el alcalde de Guaynabo y la pobre defensa de los derechos de las víctimas en este tipo de casos por parte de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM). Tenemos que defender lo ganado en ese tema también. Las luchas de la organizaciones y entidades feministas en PR promovieron la aprobación de la ley 17 de 1988 para prohibir el hostigamiento sexual en el empleo y lograron que se creara la OPM mediante la Ley Núm. 20 de 200, entidad con poderes investigativos, fiscalizadores y cuasi judiciales. El hostigamiento sexual en el empleo, es un asunto de política pública y quien incurra en dicha práctica no puede decir que es un asunto personal o privado.
Paramos el 8 de marzo: A favor de la perspectiva de género para promover justicia y solidaridad. Para exigir la auditoria de la deuda del gobierno y en contra de las políticas de austeridad. En contra de la Junta de Control Fiscal. En contra de los recortes presupuestarios a la educación pública. En contra de los recortes a las pensiones y por un vejez digna. Por la separación de iglesia y estado. En contra del racismo patriarcal. Por la libertad de transitar las calles de forma segura y libres de acoso. En contra de la violencia machista en la casa, en la calle y en el trabajo. Por el aborto libre, gratuito y seguro. Por servicios de salud sexual y reproductiva. Por servicios de salud integrales que incluyan las personas LGBTTIQ e inmigrantes.

El 8 de marzo vamos a parar las labores en nuestros trabajos de 11:00 am hasta el mediodía, ya sea en el hogar, el centro laboral, la oficina o el salón de clases. Utilizar el tiempo de paralización para hablar sobre las violencias de género y crear resistencias. Puerto Rico, si nosotras paramos, el País se detiene.

 

Por: Ana Irma Rivera Lassén

Presidenta de Vamos Puerto Rico

Foto por Alina Luciano

compartir