En el plebiscito cínicamente llamado “para la descolonización inmediata de Puerto Rico” se registró uno de los más bajos porcientos de participación en este tipo de evento electoral, solo comparable con el referéndum sobre el sistema cameral de 2005.  Por igual, se redujo el número de votantes que favorecieron la fórmula propuesta de estadidad.

En los plebiscitos anteriores se reflejaron los siguientes porcientos de participación:  2012 – 78%, 1998 – 71%, 1993 – 74%, 1967 – 60%.  De acuerdo a los números preliminares ofrecidos por la Comisión Estatal de Elecciones, en esta ocasión participó cerca del 23% del electorado inscrito.  El 77% le dijo NO a la farsa.  Al referéndum sobre el sistema cameral, cuyo resultado no fue reconocido como válido por las administraciones de gobierno del Partido Popular Democrático y el Partido Nuevo Progresista por la baja participación en el mismo, concurrió el 22.6% del electorado.  En términos de votos favoreciendo la estadidad la participación ha sido en 2012 – 834,191, 1998 – 728,157, 1993 – 788,296, 1967 – 274,312.  En el actual ejercicio se informaron poco más de 500,000 votos por dicha fórmula lo que representa una merma de 40% respecto al resultado en el 2012 o una reducción de sobre 330,000 personas.

No creemos que esa votación refleje la cantidad total de estadistas en Puerto Rico sino que realmente nuestra gente no tomó en serio la propuesta irresponsable de “descolonización inmediata” ni la propaganda fantasiosa, que escondió las realidades que viven las minorías en los Estados Unidos incluyendo la Diáspora puertorriqueña.  La gran pena es que la actual administración de gobierno haya gastado más de $7 millones de dólares en un evento irrelevante.  Con mucho menos de ese dinero se pudo haber encomendado la auditoría de la deuda pública.  Deuda que tantas consecuencias penosas tiene sobre la ciudadanía y que, cuando la logremos auditar, se demostrará que la mayor parte de la misma es ilegal, que no nos corresponde pagarla, que las medidas económicas que se nos imponen son innecesarias, que se debe enjuiciar a las entidades y personas responsables, y que es imprescindible tomar medidas para que nunca vuelva a suceder.

Como hemos expresado antes, la descolonización necesaria nacerá desde un proceso educativo en que reconozcamos nuestra valía y potencial como pueblo.  Proceso que nos lleve a organizarnos para auto gestar nuestro desarrollo desde emprendimientos sociales, económicos y en todos los aspectos de nuestra vida en comunidad.  Entonces, nos movilizaremos desde la ciudadanía para crear los instrumentos políticos capaces de construir la verdadera democracia y elegir el gobierno honesto que implemente las directrices del pueblo.  Será ese el proceso que nos lleve a la descolonización personal y colectiva, y a asumir la soberanía que tanto las actuales administraciones como los Estados Unidos no tendrán otra opción que reconocer y acatar.  Por eso expresamos que la soberanía no se pide, se ejerce.

VAMOS es un movimiento que articula acciones coordinadas de organizaciones comunitarias, agrícolas, de base de fe, educativas, políticas, sindicales, sociales; colectivos y personas activistas en las luchas ambientales, por la defensa de nuestros derechos, por la economía solidaria, educación y salud que merecemos, entre otras.  Te invitamos a informarte y activarte escribiéndonos a la dirección de correo electrónico info@vamospr.org o a nuestra página en Facebook, VAMOS Puerto Rico.

Justo Méndez Arámburu

Coordinador General

VAMOS Puerto Rico

 

compartir