Por: Nelson E. Febo Colón

Los vehículos autónomos han sido durante mucho tiempo la fuente de inspiración en la robótica. Cada día, investigadores alrededor del mundo diseñan y desarrollan vehículos, máquinas y robots capaces de realizar tareas y tomar decisiones sin que ningún humano los controle.

Inspirados en esta tecnología autónoma, nace Proteus, el primer proyecto de un equipo de estudiantes de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Mayagüez (RUM). Se trata del primer Vehículo Subacuático Autónomo (AUV) construido en todo el Caribe que es capaz de completar una serie de tareas sin necesidad de que ninguna persona lo controle. Este fue creado con el propósito de participar en la competencia internacional Robosub de Robonation a la que el grupo, conocido como RUMarino, viajó a California a finales de julio del 2017.

Proteus 2.0, el primero en su clase  

El submarino autónomo conocido como Proteus está construido para pensar por sí solo, moverse y actuar debido a la situación en la que se encuentre. Logra hacer esto gracias a  sensores, cámaras, propulsores y los programas más actualizados instalados por los creadores. También, cuenta con su propio sistema de enfriamiento protegido por una cabina impermeable que le permitirá moverse sin la preocupación de un sobrecalentamiento o inundaciones.

Fernando Ortiz Alicea, líder del grupo de programación de RUMarino, comenta que: “intentábamos crear un robot que logre innovar y mejorar la tecnología autónoma para utilizarla en los estudios del planeta, el océano y el impacto de otros factores como la contaminación marina. Proteus nos permite llegar a lugares donde ningún hombre ha llegado”.

Uno de los grandes usos para estos nuevos Vehículos Subacuáticos Autónomos es que son muy útiles para realizar todo tipo de investigación marina. También, pueden servir para la milicia.

Según explica Juan G. Lastra Febles, estudiante de ingeniería eléctrica, uno de los que trabaja con la programación del vehículo: “Proteus puede ser muy útil en misiones militares porque puede realizar reparaciones. Los militares son a quienes más les interesa esta tecnología ya que este vehículo no necesita que ningún hombre lo controle”.

En una entrevista con PrensaRUM, el doctor Agustín Rullán, Decano de Ingeniería en el Recinto mayagüezano afirma que el proyecto Proteus es innovador en si porque proviene “de un grupo multidisciplinario y la innovación es lo que desean promover”.

RUMarino Beta, historia del grupo

El equipo RUMarino se fundó hace tres años y es liderado por Omar González, estudiante de ingeniería eléctrica del recinto mayagüezano.

“Todo comenzó con el reclutamiento de 34 estudiantes de diferentes campos de ingeniería”, relata el estudiante Lastra Febles. “Los organizadores de RUMarino estaban interesados en jóvenes que estudiaran ingeniería mecánica, eléctrica, computadora e industrial y también en estudiantes de mercadeo y relaciones públicas. Después de formar el equipo, nos dedicamos día y noche a la búsqueda de datos y al diseño del vehículo”.

RUMarino tenía como meta construir el primer submarino autónomo en Puerto Rico, ya que no existía uno en la isla, pero primero tenían que conseguir patrocinadores para que les ayudaran económicamente. Luego, debían recaudar cerca de $32,000 para la construcción y mejoramiento de su submarino y para poder exhibirlo en distintas actividades en los Estados Unidos y en Puerto Rico. Por último, tenían que ver como desarrollarían un Vehículo Subacuático Autónomo, ya que no sabían mucho de ellos.

Uno de los problemas que el equipo enfrentó durante el desarrollo de Proteus era la falta de   equipo modernizado, herramientas y partes exclusivas para construir su vehículo. Sin embargo, RUMarino  buscó en el internet modelos y piezas y, con creatividad, construyó la versión beta de Proteus. El equipo desarrolló Proteus 1.0, el primer prototipo y modelo más grande y, finalmente, la versión 2.0.

“Durante los primeros dos años”, relatan en su página web  “cada joven del grupo contribuyó grandemente con la construcción principal del submarino, y se terminó creando a  Proteus Beta, Proteus 1.0 y Proteus 2.0”. Con la última versión, RUMarino cualificó para la decimonovena competencia internacional Robosub.

Robosub y futuros planes

Catorce de los jóvenes del grupo de RUMarino representaron al equipo en la competencia internacional Robosub de Robonation. En ella, se enfrentaron a escuelas, universidades y otros jóvenes de países como Rusia, Asia, Canadá,  Singapur y Estados Unidos, con sus vehículos autónomos. El propósito de la competencia es que los jóvenes logren demostrar sus proyectos y que con estos cumplan distintas tareas y acumulen más puntos que sus adversarios.

La competencia se llevó a cabo entre el 24 y el 30 de julio de 2017 en San Diego, California contó con la participación de 30 equipos. El ganador se llevará el premio $6,000 para seguir con la producción y el desarrollo de su vehículo.

En la actualidad, RUMarino es el único grupo en representación del Caribe, y espera ganar esa competencia para “poner en alto el nombre de Puerto Rico, de la Universidad y el Caribe”.

Como planes futuros, el equipo espera seguir con la actualización de Proteus y como próximo reto comenzar con la construcción del primer bote autónomo de Puerto Rico.

 

compartir