El Primer Congreso de Economía Ecológica en Puerto Rico alerta sobre la necesidad de establecer una perspectiva ecológica al desarrollo

1- Conecec 2015Cambiar de perspectiva sobre la vida y el mundo en que vivimos es necesario para la sobreviviencia del planeta. Así concluye el Primer Congreso de Economía Ecológica en Puerto Rico que tuvo lugar en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) entre el 24 y 27 de junio de 2015.

“Por muchos años”, indicó Ivonne del C. Díaz Rodríguez, catedrática del Departamento de Economía del (RUM), “hemos vivido bajo una mentalidad equivocada, una visión individualista, fragmentada sobre cómo funciona la economía y la sociedad. Se ha demostrado a través de la física cuántica que somos uno, que todo está interconectado: la naturaleza, el ser humano y la sociedad. Eso es lo que queremos provocar, ese  cambio en visión; que veamos la economía como parte de ese sistema ecológico, que es mucho más grande que nosotros y que es lo que realmente nos sustenta”.

“Esa idea del crecimiento económico infinito es absurda. Existen unos límites físicos y ya los hemos sobrepasado. No contamos con tres planetas para poder vivir, por lo tanto es urgente desarrollar esa conciencia de que realmente estamos conectados con la naturaleza, y para que la economía sea sustentable, tenemos que cuidar los recursos”, agregó la catedrática.

La celebración del evento surgió de la preocupación por el crecimiento económico definido erróneamente como “infinito”, el consumo desenfrenado y su impacto en el sistema ecológico, según explicó Fernando Gilbes Santaella, director del Centro Hemisférico de Cooperación en Investigación y Educación en Ingeniería y Ciencia Aplicada (CoHemis) del recinto mayagüezano.

“Por más de cien años, el ser humano ha estado desarrollando una economía en la que se piensa que los recursos no se acaban. En el caso particular de Puerto Rico, en un momento histórico la agricultura pasó a un segundo plano y todo lo que consumimos viene de afuera. Con esta idea, quisimos traer especialistas de otros países, personas que han estado trabajando este tema, cuyas experiencias nos pueden ayudar y guiar”, reiteró Gilbes Santaella, catedrático de Geología.

Joshua Farley, catedrático de la Universidad de Vermont
Joshua Farley, catedrático de la Universidad de Vermont

Los doctores Bernardo José Aguilar González, director ejecutivo de la Fundación Neotrópica en Costa Rica; y Joshua Farley, catedrático de la Universidad de Vermont, figuraron como dos de los conferenciantes principales de la jornada, que incluyó los temas de valoración económica y ambiental, sustentabilidad, medidas de bienestar sustentable, agricultura y energía, recursos de agua, sector pesquero, y política pública y gestión ambiental, entre otros.

2-Dr. Bernardo Aguilar
Bernardo José Aguilar González, director ejecutivo de la Fundación Neotrópica en Costa Rica

Para Aguilar, quien disertó sobre el “Neo-Extractivismo, la economía ecológica y la conflitividad socioambiental en la región mesoamericana y del Caribe”, la relevancia de un Congreso como el que tuvo lugar en Puerto Rico es precisamente auscultar la utilidad de las ciencias representadas en la economía ecológica y la economía política en el contexto actual de América Latina, en particular, de esa zona del hemisferio.

“Muchos de los conflictos ambientales que existen hoy día y que se traducen en altos costos para las economías de la región, pueden ser solucionados primero, si entendemos las características, los intereses y la forma en que se desarrollan”- J. Aguilar

Por su parte, Farley centró su ponencia en la “Agricultura, los ecosistemas y la sobrevivencia humana”, tema con el que capturó la atención de la audiencia al afirmar que la peor amenaza para los ecosistemas mundiales es la agricultura, una práctica que es esencial, pero no satisface a la población mundial por la desigualdad social de distribución de alimentos.

“Llegamos a un conflicto que, con las políticas o sistemas económicos actuales, no tiene solución. Tenemos que invertir en nuevas tecnologías que protejan el medioambiente y puedan abastecer los alimentos que necesitamos, pero también pensar en que existe ya bastante comida en el mundo para engordar a todos sus habitantes”, explicó Farley, al subrayar que ya se produce lo suficiente, pero la disparidad en su distribución no garantiza la seguridad alimentaria.

“Puerto Rico”, concluyó, “podría ser la maravilla de la sustentabilidad. Lo que se necesita es agua, energía y comida, las cosas mas básicas y este país lo tiene. Es importante crear otras mentalidades sobre la economía porque la isla cuenta con todas las condiciones para ser sustentable y tener una calidad de vida excelente. El futuro del mundo está en la economía ecológica que entiende que esta es parte del ecosistema y no puede aumentar para siempre”.

Al finalizar la jornada se firmó un Manifiesto en el que se hizo un llamado a la acción contundente ante la urgente necesidad de transformar las economías y proteger los valiosos recursos que aún quedan en el contexto histórico de la falta de conciencia ecológica y la infinita voracidad de la producción y el consumo, en detrimento de la humanidad y del planeta.

El cierre del evento contó con un viaje de campo a Adjuntas, en el que los participantes visitaron la sede del proyecto de autogestión comunitaria Casa Pueblo, el Bosque Escuela La Olimpia y la Subestación Experimental Agrícola en el barrio Limaní, que provee semilla selecta de café, plantas de café en etapa de vivero e injertos de cítricos, entre otras cosechas e investigaciones.

compartir