Como parte de las gestiones que los líderes políticos y gubernamentales tienen que hacer como parte de su trabajo para tratar de saber qué está ocurriendo en el lugar de los hechos cuando ocurren desastres, para tomar medidas de ser necesario o para demostrar a la prensa y a la ciudadanía que están haciendo algo, hacen viajes en helicóptero, en caravana escoltados por policías o agentes o militares o llegan con mucha pompa en un avión. Así lo hizo el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump en Puerto Rico el 3 de octubre de 2017 siguiéndole el Vicepresidente Mike Pence el viernes 6 de octubre de 2017. Antes de ser Vicepresidente el Sr. Pence, abogado nacido en el estado de Indiana, fue gobernador de ese estado y miembro del Congreso de los Estados Unidos por un distrito congresional de ese estado. En Indiana no hay coquíes. Si los llevaran y allí soltaran en el verano, no podrían sobrevivir el invierno al ser unos seres tropicales. No sabemos si mucho tiempo antes de su viaje a Puerto Rico el 6 de octubre de 2017, el Sr. Pence llegó a ver un coquí, y si además tuvo alguna vez la oportunidad de escuchar su canto.

En una de sus manifestaciones en el viaje a Puerto Rico y en particular en una actividad en la Iglesia Santa Bernardita el Sr. Pence expresó que nuestro coquí volvería a cantar “arrancando aplausos” de los presentes según la nota del periodista de El Nuevo Día Femmy Irizarry Älvarez, 6 de octubre de 2017. Lo dijo como si los sapitos hubieran estado mudos desde el paso del huracán María en espera de algún milagro o de la llegada de la ayuda de los millones de dólares que se supone que recibamos del gobierno federal, millones que servirían de suero para reconstituirnos como pueblo. Los aplausos parecían estar de acuerdo con esa declaración.

El Sr. Pence no estuvo en Puerto Rico entre el 20 de septiembre y el 6 de octubre y desconozco dónde estuvieron quienes le aplaudieron durante ese periodo de tiempo. Pero le podemos asegurar al Sr. Pence y a quienes le aplaudieron que después del paso del huracán María por Puerto Rico, que a partir del momento en que el huracán se fue, los coquíes han siguieron cantando y desde el día de su visita el 6 de octubre de 2017 han seguido y seguirán cantando.

Por Roberto Maldonado Nieves

romn1960@gmail.com

compartir