Victor Sánchez Cardona presenta un análisis sobre las aportaciones del pueblo de Puerto Rico a Estados Unidos y el status actual. 

Y el americano habló: Hay que incluir la colonia con “gobierno propio” en cualquier plebiscito. Y algunos puertoriqueños se preguntan; ¿por qué tanto empeño en conservar una colonia que supuestamente les cuesta a los contribuyentes norteamericanos unos $19,5001 millones cada año? Para los que no se molestan en sumar y restar este es un hecho que resulta incomprensible si no se explicara como el resultado de un gran amor que sienten por los caribeños. Sin embargo para la minoría que embelequean con sumas y restas la insistencia de nuestros conciudadanos del norte se entiende de otra manera.

Tomemos un ejemplo de lo que ha venido sucediendo año tras año durante los últimos diez años. Tomemos el año 2016 y lo que le informó al Gobernador la Junta de Planificación que es la más que sabe de estas cosas. Le dijo que en ese año los rendimientos brutos (gross earnings) del capital extranjero invertido aquí ascendió a $36,000 millones, cantidad cuatro veces mayor que el presupuesto total del ELA en ese año.

También se enviaron los rendimientos del capital que resultan del mega comercio (que vende en Puerto Rico sobre $35,000 millones) pero que sus ganancias se van escondidas en los maletines de los “price transfers”. Algo similar ocurre con las ganancias de las grandes corporaciones extranjeras que rinden servicios aquí. No seria exagerado pensar que las ganancias brutas (gross earnings) de ambos sectores asciendan a unos $3,000 millones. Es decir que se le enviaron en total una cantidad que ronda los $39,000 millones a intereses industriales, comerciales, financieros y de servicio en la metrópolis.

Las ganancias brutas que describimos en los dos párrafos anteriores contribuyen al fisco federal a una tasa de 35.5%, por lo que al llegar al continente se dividen en dos partes: una para el capital y otra para el gobierno federal (en forma de contribuciones), $25,155 millones para el sector privado y $13,845 millones para el gobierno federal..

Y no debemos olvidar que el gobierno federal recibió además contribuciones de nómina (payroll taxes) por parte de los asalariados ascendientes $5,300 millones2. Tampoco debemos olvidar que el Gobierno Federal recibió unos $2,000 millones en impuestos sobre las importaciones a Puerto Rico de productos del extranjero (automóviles, combustibles, productos intermedios para las corporaciones foráneas, extranjeros residentes en Puerto Rico, Leyes de Cabotaje, etc)

En resumen, está meridianamente claro que el sector privado de la metrópolis recibe por sus gestiones en la isla alrededor de $25,155 millones netos de contribuciones mientras que el gobierno federal recibe unos $21,141 millones. Para los que practican la aritmética les es fácil comprobar que los $21,141 que recibe el gobierno federal de sus gestiones en Puerto Rico es mayor que los $19,500 que envían a Puerto Rico y que incluye el Seguro Social, Cupones, Becas Pell, Fondos de salud, etc. Es obvio que la colonia les sale gratis.

Luego la pregunta que nos hicimos al comienzo de estos párrafos de por qué la gran Unión Americana quiere que continuemos con nuestro gobierno propio se contesta simplemente señalando que la colonia genera pingües ganancias a sus intereses industriales y comerciales en la metrópolis sin costarle un centavo.

Debe estar claro que el atesorado y privilegiado gobierno propio bajo las leyes y reglamentos federales se ha obtenido a cambio de pagos “por debajo de la mesa”, una verdadera fuga de riqueza, de $25,000 millones al año a intereses comerciales e industriales extranjeros que son invertidos en otras tierras: una cantidad que además de ser exagerada nos ha llevado a la quiebra.

Por: Victor Sánchez Cardona

ilustración por Michael Shlapentock

—————————————————————————————-

1No incluye los gastos federales en sus propias agencias (tribunales, FBI, guardia costanera, DoD, USDA, EPA, FCC, FAA, Fish and Wildlife Service, etc).

2Las contribuciones pagadas al ELA por individuos ascendieron a alrededor $2,500 millones. Las contribuciones pagadas por las corporaciones ascendieron a alrededor $1,500 millones. Las sumas de ambas es menor que lo que le pagaron los asalariados al gobierno federal.

compartir