11053401_965816486776587_4830938583924596705

Nuestra Escuela siembra una semilla de esperanza en muchos jóvenes que se encuentran fuera de la escuela. No se trata de un modelo de educación acelerada, sino que va más allá.

Lo que comenzó como una tragedia para la familia Méndez Arámburu, por la muerte de su hija adolescente en un accidente automovilístico, Ana Mercedes Méndez Jiménez, terminó convirtiéndose en esperanza y una nueva oportunidad de progreso para miles de personas.

Su padre, Justo Méndez Arámburu, relata que no podía soportar el dolor  y, constantemente,  solía soñar con ella.  Hasta que una noche, se le presentó la imagen de Ana Mercedes en un sueño, y le dijo: “Papi, vamos a hacer una escuela, Nuestra Escuela”.  Sin tener alguna idea de cómo comenzar la voluntad de su hija, Méndez Arámburu decidió poner en marcha la creación de una alternativa para jóvenes fuera de la escuela, llamada Nuestra Escuela (NE), pero con un método de educación muy peculiar.

Nuestra Escuela comenzó con un método de educación tradicional. Hoy día tiene una propuesta educativa original a base de  modelos innovadores hasta la educación sin estructura. Cuenta ahora con seis proyectos educativos, cinco en Puerto Rico y uno en Kenia.

Nuestra Escuela siembra una semilla de esperanza en muchos jóvenes que han decidido retomar su educación, como Gabriel Ruiz de 18 años de edad; a quien no le llamaba la atención continuar estudiando bajo un sistema de educación tradicional, convirtiéndose NE en una llamativa opción para culminar sus estudios académicos. Y es que, no se trata de un modelo de educación acelerada, con el propósito de que los estudiantes obtengan un diploma y continúen con su rumbo, sino que va más allá.

En Nuestra Escuela se brinda una educación personalizada basándose en el interés de cada uno de sus estudiantes. “No es educación individualizada, porque no es educación de uno a uno, entre individuos sin rostro. Es educación personalizada, porque es a la persona que es cada estudiante, nosotros conociéndole y llamándole por su nombre, dándole un abrazo todos los días, conociendo toda su historia de vida, y todas sus aspiraciones, sus particulares talentos, pasiones, características, debilidades, fortalezas”, relata Méndez Arámburu.

Para el maestro de agricultura Fitzroy McGregor Rivera, “la mejor dinámica que se da (en Nuestra Escuela) es que comenzamos a ser familia”. Los maestros y miembros de la comunidad escolar se encargan de brindar un trato empático a los estudiantes y que ellos sientan que son escuchados.

Con el propósito de conocerse y fomentar en los jóvenes las ganas de estudiar y luchar por su futuro todos los que deseen estudiar en Nuestra Escuela deben pasar por un taller vivencial,  llamado Esencia Vital, donde pasan tres días en un bosque en Orocovis. Este taller es parte fundamental del proceso de inclusión en NE para muchos de los estudiantes, tal es el caso de la egresada y actual trabajadora social de Nuestra Escuela en Caguas, Militza Morales Díaz, quien relata su experiencia sobre el taller: “Lo que me gustó mucho cuando empecé en Nuestra Escuela fue el taller Esencia Vital, ese taller cambió mi vida por completo, ahí yo pude sanar muchas situaciones […] y llegue al lugar justo donde necesitaba y aquí estoy, tenía metas establecidas pero por la cuestión de no saber dónde estudiar nunca pude ejecutarlas, hasta que entré a Nuestra Escuela”. Morales Díaz abandonó el sistema de educación pública a los 16 años de edad debido a que estaba embarazada y sentía cierto tipo de discrimen por ello.  Cinco años después, decidió entrar a Nuestra Escuela convencida de que era lo que necesitaba para su vida, pues en el lugar tenía cuido para sus hijos, atendían sus necesidades, y le escuchaban cuando tenía alguna situación. Actualmente, cuenta con un bachillerato en trabajo social, y entre sus metas a corto plazo se encuentra realizar una maestría también en trabajo social.

Luego de participar del taller Esencia Vital, el estudiante va al centro que le corresponde, y pasa a formar parte de un círculo. En NE no existen salones hogares, si no que los estudiantes, de acuerdo con sus intereses, forman círculos compuestos mayormente por diez estudiantes, un adulto mentor, y un joven líder. Los círculos son divididos por los temas de interés de los estudiantes, para que se enfoquen en lo que realmente les interesa aprender. Algunos de estos círculos son: arte, salud, universidad, agricultura, mecánica, belleza, y deporte.

En ese círculo lo primero que trabajan es un ejercicio que se llama ¨Todo por mi Estrella¨, la estrella es el símbolo unificador de NE. En el ejercicio, los nuevos integrantes contestan cinco preguntas: ¿Quién soy?, ¿quién quiero ser?, ¿cómo yo llego de quién yo soy, a quien yo quiero ser?, y eso se convierte en un plan estratégico personal, ¿qué yo necesito aprender para lograr mi plan? y ¿cómo lo aprendo?  Luego de que cada cual tiene su plan, se apoyan mutuamente para llevarlos a cabo, y periódicamente revisan cómo va cada uno. También, forman un plan como grupo, para poner en práctica lo aprendido en relación con el tema de su círculo, por ejemplo, los estudiantes del círculo de agricultura crearon un emprendimiento agrícola, llamado “Nuestro Huerto”.  

En la “educación personalizada”, la matrícula cambia todos los semestres. Unos terminan y otros ingresan. Por lo tanto el contenido específico, las estrategias, las formas de enseñar, y todo lo demás, necesariamente cambia con la matrícula, porque entran personas nuevas, y la educación se tiene que adaptar a esas personas nuevas que entraron.

Además de tomar los cursos enfocados en sus intereses, y llevar a cabo la implantación de sus planes, los estudiantes toman las materias básicas para poder obtener su diploma de cuarto año. En NE, en lugar de tomar cinco o seis materias el mismo día, como se acostumbra en el sistema de educación tradicional, los estudiantes toman dos o tres materias de manera intensa, y así se enfocan mejor en cada una de ellas.  También, los maestros rediseñan sus clases de acuerdo a los círculos, y relacionan el material con el tema de enfoque de cada uno (de los círculos), para que el proceso de aprendizaje sea más interesante y llevadero para los estudiantes.

Nuestra Escuela tiene un 98 por ciento de retención escolar y han logrado graduar a más de 1,300 jóvenes, convirtiéndose así en una de las entidades de educación alternativa más relevantes del País. Pero las experiencias de los jóvenes no terminan ahí, ejemplo de ello son los estudiantes graduados que han logrado destacarse en distintos ámbitos.

Por otro lado, uno de los elementos más importantes de NE, es que “en NE se acepta el fracaso como un resultado válido, siempre y cuando venga acompañado de la reflexión y de volverlo a intentar”, especifica Méndez Arámburu.  Su modelo de educación está diseñado para ser absolutamente flexible, actualmente, cuentan con seis proyectos y ninguno es igual a otro, solo se rigen por unos principios básicos que son la esencia, fundamento y base de NE: el amor y el respeto, fomentando así el carácter participativo, comunitario y familiar.

Muchos de estos jóvenes llegan a Nuestra Escuela bajo circunstancias difíciles, como en el caso de Jorge Vázquez Sánchez, quien se graduó de NE hace nueve años, y encontró en la escuela una nueva oportunidad de vida. “Nuestra Escuela en mi vida, ha significado transformación, yo creo que esa es la palabra más importante… si no fuese por NE no fuese la persona que soy hoy. La transformación es lo más importante y es la transformación en todo el sentido de la palabra, desde saber perdonar hasta querer, amar, convivir, crecer, todo lo que un ser humano necesita para ser una persona de bien”, afirma el joven. Luego de obtener su diploma de cuarto año, culminó un bachillerato en Sistemas de información computarizados y trabaja actualmente en el centro de Caguas, como auxiliar de tecnología.

Según cifras del Departamento de Educación, en Puerto Rico hay una tasa de deserción escolar de 40 por ciento, por lo que la implantación de métodos innovadores de enseñanza, como los es el de Nuestra Escuela, son una excelente alternativa para los desertores escolares ya que les brindan el apoyo necesario, no sólo para obtener un diploma de cuarto año y continuar estudios post-secundarios, si así lo desean, sino que también los apoyan para lograr sus metas personales y lo que realmente desean.

  • I just want to say I am just beginner to blogging and actually savored your page. Very likely I’m want to bookmark your blog post . You actually have great posts. Thank you for sharing your web-site.

  • Alba Quiñones Endicott

    Como maestra de inglés de escuela superior jubilada y viviendo en el área de Chicago, me interesó éste artículo sobre NE y la información sobre su origen y objetivos para los estudiantes. Sin embargo, me dejó con preguntas sobre las cualificaciones de los maestros ó mentores ya que para recibir diploma de secundaria necesitan cursos específicos, ¿ó no? Lo que describen aquí es otra prueba de lo que intuitivamente siempre supe, que un tamaño no les sirve a todos, por lo cual me pasé mis 34 años de enseñanza lidiando con supervisores y administradores escolares, los cuales demandaban que enseñara en cierta forma. El contenido requerido por el estado lo enseñé, pero cómo lo presenté siempre varió con las clases y los estudiantes lo cual no me hizo popular con los supervisores. Lo único que me salvó fué los resultados. Por supuesto, no es lo mismo ya que tenía que enseñar de 25 a 35 estudiantes a la vez. ¡Cómo hubiese disfrutado compartir mi entusiasmo por aprender en una escuela como NE!

compartir