El pasado jueves 25 de mayo, se celebró el lanzamiento de ” Wall Street acapara el poder en Puerto Rico” y VAMOS4PR y los grupos sindicales, comunitarios, culturales y de derechos humanos con sede en Chicago se unieron a líderes puertorriqueños para exigir una auditoría para determinar la legalidad de la deuda pública de $72 mil millones de Puerto Rico.

“Este informe provee una prueba más de que la Comisión de Auditoría de la Deuda es necesaria para determinar la legalidad de la deuda de Puerto Rico”, dijo el Presidente Roberto Pagan, Presidente de SEIU Local 1996 / SPT. “Sin la comisión de auditoría de la deuda, los puertorriqueños no tienen voz en la reestructuración de una deuda que les afecta”.

Emitido por el ReFund America Project, el informe destaca cómo la reestructuración de la deuda de la AEE es profundamente defectuosa y no debe ser tomada como modelo para la reestructuración de la deuda pública de $72 mil millones de Puerto Rico.

“Los puertorriqueños ya han sufrido lo suficiente, pues los recortes presupuestarios han reducido los salarios de los trabajadores y eliminado derechos y beneficios”, dijo el presidente Gerson Guzmán López, del Local 1199 / UGT de SEIU. “El acuerdo de reestructuración con la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico fue mucho más generoso con los acreedores que con los contribuyentes que terminaron cargando con el aumento de las tarifas eléctricas”.

Debido a que Puerto Rico es único en los Estados Unidos en ser excluido de presentar bancarrota bajo Capítulo 9, la isla tiene menos control sobre sus finanzas que lo que tiene un estado o ciudad en el resto del país. Además, los inversores no tienen la obligación de pagar impuestos estatales, locales o federales sobre los bonos porque PREPA está exenta de impuestos. Estos dos factores, junto con la posición de los tenedores de bonos para lograr ganancias masivas de estos bonos, ha hecho un blanco de Puerto Rico.

 

Al examinar las ofertas de bonos hechas entre 2007 y 2013, ReFund America Project encontró que:

·         Los bancos y firmas legales recaudaron más de $ 101 millones de dólares en comisiones de emisión para los bonos.

·         Los bancos firmaron bonos que empujaron el vencimiento final de la deuda más allá del límite de 30 años que permite la Constitución puertorriqueña.

·         Los bancos como JPMorgan Chase y UBS han recaudado por lo menos $65 millones de dólares en multas por terminación de los intercambios de tasas de interés conectados a los bonos de la PREPA.

·         Los bancos como JPMorgan Chase y UBS además firmaron ambos acuerdos de bonos originales que incluían los intercambios tóxicos (swaps) a los que eran contrapartes. JPMorgan además era un asegurador en un acuerdo de bonos que se utilizó para hacer pagos por multas de terminación de los intercambios. Tales bancos establecieron acuerdos que les dieron múltiples pagos.

 

El director del ReFund America Project y uno de los autores del reporte Saqib Bhatti dijo: “Esencialmente, cuando se hizo evidente que la economía de Puerto Rico estaba en peligro, los fondos de cobertura empujaron a la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico a un acuerdo de reestructuración que sabían que sería desastroso para la economía de la isla, pero beneficiosa para los tenedores de bonos “.

“Wall Street está utilizando a Puerto Rico como un laboratorio para lo que quiere hacer en estados como Illinois”, dijo Amisha Patel, Directora Ejecutiva de la Grassroots Collaborative en Chicago. “Bancos como JPMorgan Chase ganaron millones al dirigirse tanto a Puerto Rico como a Illinois con préstamos depredadores, y ahora quieren recortar servicios esenciales para proteger sus ganancias mientras las comunidades sufren”.

El impacto en la economía de Puerto Rico ha sido devastador. Cientos de escuelas han sido clausuradas y los servicios de salud han sido recortados severamemte, los trabajos han sido cortados y las horas se han reducido, perjudicando a las personas más vulnerables de la isla. Además, cientos de miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus casas en la isla; Muchos se han mudado a Florida, Nueva York e Illinois entre otros estados.

“Nunca quise salir de Puerto Rico, mi partida siempre se siente más como si fuera una expulsión, y cada día me siento como si la mitad de mí siempre estuviera ahí”, dijo Rossana Rodríguez, miembra de Chicago Boricua Resistance. “Me mudé sola a Chicago, toda mi familia todavía está en Puerto Rico. Me encantaría poder regresar, pero bajo las condiciones actuales, encontrar un trabajo sería muy difícil para mí y para mi marido “.

Tras la publicación del informe, VAMOS4PR y organizaciones asociadas pidieron al gobernador Rosselló que restablezca inmediatamente la Comisión de Auditoría de la Deuda; para que la Junta de Control anule cualquier deuda que la Comisión considere ilegal; y para que la Junta de Supervisión Financiera y la Corte de Distrito de EE.UU. rechacen la actual reestructuración de la AEE.

“El Centro Cultural Puertorriqueño se une a nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico y junto con la Diáspora Puertorriqueña, para pedir soluciones reales a la deuda de $72 mil millones de dólares; los recortes salariales, los cierres de escuelas, los servicios de salud no asequible y la “gentrificación” no son soluciones “, dijo José E. López, director ejecutivo del Centro Cultural Puertorriqueño.

 

Lea el informe: https://www.scribd.com/document/349383669/Wall-Street-s-Power-Grab-in-Puerto-Rico-Spanish

compartir