A la revista Puerto Rico Te Quiero llegó a nuestra atención este testimonio y quisimos presentarles a Jorge.

Este chico que ven aquí se llama Jorge Rosa, tiene 17 años y nació en Caguas.

“Lo he criado sola, su padre se fue del hogar cuando él tenía cuatro años, ha sido cuesta arriba porque fue víctima de bullying porque padece de autismo, pero seguí buscando ayuda, dibuja tremendo y es el segundo de cuatro hermanos”, expresó su mamá Wanda Rivera.

Desde el 20 de septiembre, o sea desde el huracán María, este jovencito no ha parado de trabajar haciendo labor voluntaria. Sólo se presenta casa por casa a brindar su ayuda sin nada a cambio.  Comenzó todos los días con machete en mano, con una mochila en la espalda buscaba comida enlatada para llevarle al necesitado. Camina cuatro y cinco horas, no conoce la palabra rendirse, va patio a patio a sacar escombros.  Sale con una carita llena de alegría porque ayudó al necesitado.

“¿Por qué no lo conocen?  Porque no es artista ni político que se retratan bajando cajas de agua y bajándose de aviones y mucho espectáculo? Este si ha ido con su machete patio a patio”, expresó su madre orgullosa.

Relata que picando palos el machete rebotó y le cortó un tobillo le cogieron puntos y el médico le dijo no puedes hacer nada, sólo descansar y él dijo: “bueno el machete se queda conmigo”.

Hoy quisimos ponerle nombre a esta historia de héroes para sacarlos del anonimato.

Sigan compartiendo sus historias de líderes y gestiones comunitarias con nosotros a:

infoprtq@gmail.com

compartir