La transportación y la energía son esenciales para el movimiento económico y el desarrollo de cualquier país. Tras el paso del huracán María, se ha visibilizado la importancia de la industria que da servicio a estos sectores: los manufactureros locales del sistema de inyección diésel (bombas, inyectores y turbos). “Los sistemas de transporte no pueden detenerse y hay sectores donde la falta de servicio eléctrico, simplemente no es negociable. Hospitales, égidas, centros de tratamiento necesitan operar. Las fallas en generadores eléctricos de diésel son ahora verdaderas situaciones de emergencia y ahí es que nuestra industria se ha hecho más visible, a través de la reparación de esta maquinaria”,  señaló José Brasa, presidente de Unlimited Diesel, empresa que se especializa en servicios al sistema de inyección para motores de diésel, flotas de camiones y generadores eléctricos.

La falta de mantenimiento, contaminación de agua y el uso ininterrumpido de los generadores son las principales causas para las fallas en estos equipos. “Hay que tener en cuenta que estos son equipos de emergencia y no están diseñados, en la mayoría de los casos, para que se utilicen 24/7. Ahí es que la prevención y el buen mantenimiento son claves para el máximo rendimiento de estas maquinarias. Nos hemos enfocado en ofrecer servicio inmediato a cientos de usuarios que han sufrido percances durante este periodo sin servicio eléctrico.   A más de 50 días del impacto del huracán, es esencial que eduquemos sobre el buen uso de los equipos diésel para garantizar su máximo rendimiento”, mencionó Sofía Sebelén, vicepresidenta de Unlimited Diesel.

La ausencia de servicio eléctrico ha  limitado las operaciones de la mayoría de los servicios básicos que mantienen corriendo al país. Es aquí que la reparación de generadores de diésel se ha hecho indispensable para que las diferentes industrias y sectores se mantengan operando. “Nosotros remanufacturamos el sistema de inyección diésel, bombas, inyectores y turbos desde nuestro espacio en Bayamón. Al hacerlo localmente, agilizamos el proceso y ofrecemos el servicio de reparación, garantizando el servicio inmediato en todos los casos que hemos trabajado”, añadió Brasa quien es especialista en  sistema diésel.

A la isla han llegado cientos de voluntarios y técnicos con su propio equipo de transporte para dar la mano en las tareas de reconstrucción. Muchos han tenido problemas o fallas y creen que no se pueden reparar localmente. “Sabemos que es vital mantener todas las flotas corriendo para continuar los esfuerzos de recuperación. Es importante que se sepa que Puerto Rico cuenta con la maquinaria especializada capaz de  trabajar con los  sistema más modernos y que estamos disponibles para la reparación, en muchos casos de inmediato, en otras de dos o tres días. Aquí el tiempo es factor determinante y nos esforzamos en eso”, añadió Brasa.

Reconociendo que existe gran desconocimiento en la operación de este tipo de maquinaria, los jóvenes especialistas ofrecen servicio 6 días a la semana. “Nuestro compromiso está con el país,  trabajamos mano a mano con mecánicos para facilitar diagnósticos y lograr el restablecimiento de los equipos”, sentenció Sebelén.

El joven matrimonio ha apostado al país por lo que cuentan con la maquinaria más moderna en Puerto Rico desde el 2012. “Queremos que el país sepa que estamos aquí, listos para continuar levantando al país y enfrentando con valor la devastación que nos dejó María, juntos saldremos adelante”, indicó Brasa.

compartir